Los terapeutas gestálticos siempre hemos buscado ser la levadura del cambio” 

R. Kitzler


A lo largo de la historia han habido todo tipo de crisis pero ¿qué pasa en la actualidad que parece que “todo está crisis”? Empecemos por definir la palabra crisis: Raíces semánticas de la crisis:

  • El término chino de crisis (weiji) se compone de dos caracteres que significan peligro y oportunidad, concurrentes a un mismo tiempo.
  • La palabra inglesa se basa en el griego Krinein, que significa decidir.
  • Las derivaciones de la palabra griega indican que la crisis es a la vez decisión, discernimiento, así como también un momento crucial durante el que habrá un cambio para mejorar o empeorar.

Podemos hacer algunas reflexiones sobre la crisis:

  • Todos los seres humanos pueden estar expuestos en ciertas ocasiones de sus vidas a experimentar crisis caracterizadas por una gran desorganización emocional, perturbación y un colapso en las estrategias previas de enfrentamiento.
  • El estado de crisis está limitado en tiempo, casi siempre se manifiesta por un suceso que lo precipita, puede esperarse que siga patrones sucesivos de  desarrollo a través de diversas etapas y tiene el potencial de resolución hacia niveles de funcionamiento más altos o bajos.
  • La resolución final de la crisis depende de numerosos factores, que incluyen la gravedad del suceso precipitante, recursos personales del individuo (experiencia con crisis anteriores) y los recursos sociales (asistencia disponible).
  • Las crisis tienen comienzos identificables: sucesos de la vida que tenían el potencial para precipitar una crisis vital como un embarazo,  transición de la casa a la escuela,  matrimonio, enfermedad, duelo, migración, jubilación, desastres naturales y cambios sociales y tecnológicos rápidos, guerras, pandemias

Relación organismo-entorno (o/e).

  • Perls, Hefferline y Goodman, 1951 se acuña por primera vez un modelo revolucionario que no es intrapsíquico, sino de campo.  Basado en una teoría de campo y su punto de partida es la frontera-contacto. 
  • El campo, como totalidad tiende a buscar el equilibrio más simple posible. Pero, dando por supuesto que las condiciones están siempre cambiando, el equilibrio parcial obtenido es siempre nuevo; sería un crecimiento hacia. El organismo se preserva solamente al crecer. 
  • El proceso de contacto es, en general, el crecimiento del organismo y  tiene lugar en la frontera de un campo o/e.

Me parece pertinente mencionar que Vázquez (2018) nos habla de la sociedad como organismo vivo. Entendamos como sociedad, grupos de individuos con su peculiaridades y que se pueden llamar países, ciudades o civilizaciones. Como organismos vivos tenemos procesos de figuras y fondos constantes. Lo que es figura en un momento se desgasta por la evolución de sus individuos, pasa entonces al fondo para dar paso a una nueva figura novedosa y atractiva. 

Dicha autora menciona la anomia o “gran crisis” refiriéndose a:

  1. La rigidez de las instituciones,.
  2. La pérdidad de valores sociales.
  3. La polarización del organismo/grupo.
  4. La desvirtuación de los significados del lenguaje.
  5. La falta de implicación de sus miembros.
  6. La pérdidad de las normas sociales, entre muchas otras.

“Sabemos que cualquier organismo vivo solo puede mantenerse, sobrevivir y crecer buscando y asimilando la novedad. Y esto solo puede ser posible mediante la flexibilidad, la implicación, la autenticidad y la capacidad de ariesgarse al cambio, apoyados en la fe” (p. 37)

La fe, de acuerdo a Perls y Goodman es “saber, más allá de la simple consciencia inmediata, que si se da un paso más allá, seguirá habiendo un suelo bajo nuestros pies”. (PHG II, 8, 6, 2)

La Terapia Gestalt nos explica que  la repetición de situaciones negativas puede ser aminorada y hasta resuelta cuando compartimos la experiencia con personas afectivamente cercanas. Recordemos que cualquier experiencia es relacional, nace y puede curarse en una relación. Hemos conformado situaciones de sostén y apoyo (en países acostumbrados a las crisis) por ejemplo: asociaciones, fundaciones, grupos de apoyo a la resiliencia., etc.

Por la gran crisis y por la situación social y global que estamos viviendo, frente a cambios tan abruptos, a una velocidad que no alcanzamos a asimilar;  la intervención en crisis ya no puede ser vista desde un paradigma individualista. Tenemos que resaltar el paradigma de campo para entender que una crisis es “la etapa previa al ajuste creativo” (p.39) 

La vida y la historia  nos han enseñado a ir más allá, a arriesgarnos a la tranformación, al cambio aún sin conocer el resultado (esto puede aplicar a los que nos vacunamos en esta pandemia) pero apoyados en la capacidad humana y en nuestras habilidades creativas demostradas a través de siglos de existencia.

En la actualidad, miles de personas nos preguntamos a diario. “¿Será bueno para mi”? ¿Será bueno para mi famila? ¿Estoy en peligro? ¿Me mudo de casa, de ciudad, de país? Millones de personas no tienen la oportunidad ni siquiera de pensarlo.

¿Y el next?

Goodman, 1946, citado en Vázquez (2018) dijo en una ocasión, a propósito de una crisis:

“No es nuestra naturaleza social ir a esto solo. Pero esto no quiere decir que uno deba conformarse con la sociedad. Es suficiente encontrar-y-crear un grupo de personas que compartan ideas parecidas, para saber que uno está cuerdo aunque el resto de la ciudad esté loco”

Es el momento de “la unión hace la fuerza” pero no hablamos de una fuerza física solamente, sino una fuerza moral y emocional que nos puede mover “del tramo del río en el que estamos varados” para volver a andar en las aguas de la vida.

De acuerdo con mi querida Carmen Vázquez, estamos en un momento en el que nuestra tarea es:

1.- Que las palabras mantengan su significado y no el que cada uno quiera otorgarles.

2.- Cumplir nuestros compromisos y yo agrego, sociales y comunitarios.

3.- Escuchar la opinión del otro con respeto aunque no la compartamos.

4.- Apoyarnos entre nosotros aumenta el poder personal al mismo tiempo que el grupal.

5.- El tiempo no se pierde si nos paramos a saludar a otro con el que nos encontramos.

Referencias:

Fernández, C. y Cerón, J. (2009). Intervención en crisis mediante el enfoque Gestalt. Revista Figura Fondo No. 26, editada por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt A. C.

Perls, F., Hefferline, R. y Goodman, P. (2002). Terapia Gestalt: Excitación y crecimiento de la personalidad humana. Madrid: Los Libros del CTP

Vázquez, C. (2018). Entre lo líquido y lo gaseoso: en la era del deshielo. Reflexiones gestálticas sobre la sociedad occidental actual. Revista Figura fondo, Año XX, revista semestral octubre-mayo 2018, Número 42, editada por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt A. C.