El Trastorno por Atracón es un trastorno de la conducta alimentaria donde la persona tiene episodios de atracones que se  producen por problemas emocionales.

En cada atracón, se ingiere una gran cantidad de comida, en un periodo de tiempo pequeño, que no corresponde con lo que se ingiere en una situación normal. La frecuencia de los atracones puede variar según la gravedad del trastorno. Según el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales V (2013), los episodios se pueden dar:

  • Leve: 1 a 3 episodios a la semana
  • Moderado: 4 a 7 episodios a la semana
  • Grave: 8 a 13 atracones a la semana
  • Extremo: 14 o más atracones a la semana

Lo que lo caracteriza es el no poder parar, incluso con la sensación de estar lleno o con dolor en el estómago. Se trata de una compulsión, donde hay una sensación de descontrol, y solo el seguir comiendo puede calmar las emociones.

En el momento en que se para, las consecuencias son un malestar emocional y físico intenso, donde la culpa y vergüenza toman el papel protagonista.

En este tipo de trastorno psicológico se dan ciclos muy cortos con picos de ansiedad o emociones, seguidos de atracones, con consecuencias de culpa, vergüenza e incluso, depresión. Algunas personas que padecen esta enfermedad deciden ir solas a pedir ayuda, pero suelen ser derivadas a nutricionistas o endocrinos, que únicamente trabajan el tema alimentario desde un modelo exclusivamente biológico, de modo que, nos encontramos con personas que se convierten en expertos en dietas y en alimentación  “sanas” que derivan en obsesiones en torno a la comida.

¿Qué diferencias presenta El Trastorno por Atracón de los demás trastornos de la conducta alimentaria?

La diferencia por excelencia que nos podemos encontrar entre el Trastorno por Atracón del resto de Trastornos de la Conducta Alimentaria es la compensación de la ingesta.

En la Anorexia Nerviosa, la persona tendría una conducta restrictiva con la comida durante un tiempo prolongado a fin de conseguir contrarrestar la sobreingesta del atracón. Además, en los casos de Anorexia los atracones no suelen ser frecuentes, sino más bien se producen por el hambre al no estar comiendo y son muy ocasionales.En el caso de la Bulimia Nerviosa, existen atracones de forma frecuente, también con la sensación de descontrol y de no poder parar, pero después existe una compensación con vómitos, laxantes o ejercicios extenuantes.

Qué causa el Trastorno por Atracón desde la Terapia Familiar Sistémica 

El trastorno por Atracón está profundamente relacionado con las emociones y en especial con la ansiedad. Es bien conocido por todos/as que a veces la comida es capaz de calmar nuestras emociones más intensas.

La comida tiene la función de reparador o amortiguador emocional, relegando las emociones a un segundo plano, pero por supuesto sin resolverlas. En el instante en el que la persona termina con el atracón, le invade una sensación de vergüenza y culpa que refuerza las emociones que le llevaron a la ingesta de comida.

Desde el modelo Sistémico se considera que cuando las personas comienzan a valerse por sí mismas, existen momentos en los que se estancan por varios intentos fallidos o por emociones desbordantes que, les generan una sensación de incapacidad y una debilidad en su autonomía.